¿EN QUÉ CONSISTE LA MEDIACIÓN?

 

La mediación es un método de gestión y resolución de conflictos en el que los participantes, con ayuda del mediador, de forma voluntaria y colaborativa llegan a acuerdos respecto a un conflicto o disputa.

 

¿Cómo me ayuda el mediador?


La función del mediador es actuar como facilitador de la comunicación, creando un ambiente de confianza y respeto, y acercando posturas para que las partes encuentren puntos en común que desemboquen en acuerdos satisfactorios, siempre desde la imparcialidad y neutralidad que le caracteriza y respetando la confidencialidad como principio informador del proceso.

 

¿En qué momento puedo solicitarla?


Se puede solicitar antes de iniciarse un proceso judicial o durante el mismo, en cuyo caso este último se suspende hasta que finalice la mediación.

 

¿Cómo se desarrolla el proceso de mediación?

 

Se realizan varias sesiones conjuntas pudiéndose realizar sesiones individuales atendiendo al caso concreto. La duración de cada sesión suele ser de una hora y media.

 

¿Cuánto dura el proceso?

 

El proceso es breve, normalmente no se extenderá más allá de un mes/mes y medio. 

 

 

 

 

Ventajas

La mediación es un procedimiento breve, económico, flexible y confidencial. En pocas semana tendrás tu acuerdo a un bajo coste, adaptado 100% a tus intereses y necesidades, y constituido de forma colaborativa, por lo que no existen adversarios ni perdedores.

Acuerdo final

Una vez se consiga el acuerdo...¿Lo cumplirá la otra parte?¿Y si no llegamos a un acuerdo?

Los acuerdos tienen carácter vinculante entre las partes, y como tal son susceptibles de ser elevados a Escritura Pública si los partes lo desean o de ser homologados en vía judicial, lo cual dotará de fuerza ejecutiva al mismo, pudiéndose por tanto exigir su cumplimiento.

La mediación es completamente voluntaria desde el inicio y durante el proceso, por lo que quedan abiertas otras vías de resolución como la judicial o arbitral.

 


E-mail

Cómo llegar